Get Adobe Flash player

Las difíciles condiciones en las que se celebró esta quinta prueba del calendario del Campeonato Provincial

de Las Palmas de Asfalto, pero sobre todo los distintos contratiempos que sufrieron a lo largo de la jornada, propiciaron que el equipo local no pudiera mantener el contacto con los que eran sus rivales naturales.

Néstor Santana y David Rivero (Renault Clio Cup) esperaban un poco más del pasado 35 Rally Villa de Teror. Siendo como era la prueba de casa para el equipo de Gestican Automóviles esperaban hacer un buen papel independientemente de cómo amaneciera la jornada del pasado sábado. La amenaza de lluvia se materializó por la mañana, lo que unido a la nieblaprovocó que el arranque de la carrera fuera extremadamente complicado.

Más aún para el piloto de Teror, que en esa primera especial tenía algunos problemas en la caja de cambios de suClio y no podía sacar provecho a su conocimiento del terreno. Con la lógicapreocupación afrontó el resto de esa primera sección y con los problemas in crescendo para poner a prueba la concentración de Néstor y David. El motor sufrió una pequeña pérdida de prestaciones que acabaron solventando en el TC2 y en el tercero apostaron por montar los dos neumáticos ‘de agua’ que llevaban en el interior y el efecto fue justo el contrario.

“En vez de conseguir más agarre el tren trasero perdía el agarre con mucha facilidad. Subviraba muchísimo, como si le faltara aire”, explica Santana, que a pesar de todo era séptimo de la provisional pero con quienesesperaba que podían ser sus rivales ya lejos de su alcance. Pero el equipo patrocinado por Gestican Automóviles, Taller Domi, Escamilla y MotorEnLinea.es estaba en un grupo de cuatro vehículos en sólo 6,5’’.

Dispuestos a defenderse de los ataques que venían de atrás e intentar escalar algún puesto, iniciaron la segunda sección con la repetición de los mismos tres tramos, pero de nuevo no conseguían dar con el feeling como para poder atacar con fe en une recorrido que exigía esa buena conexión piloto-coche.

“Hay que trabajar en los reglajes del coche porque no nos encontramos con ese punto de confianza que te permite ir atacando. Nos dejaron un poco fríos esos problemas de la primera sección, pero en las siguientes no estuvimos con otros compañeros con los que sí estuvimos en Telde hace mes y medio”, valoró Santana ya en la meta final situada en la Plaza de Nuestra Señora del Pino de Teror.

Al término de la carrera, después de sobrevivir a una jornada en la que hubo de todo y que se cobró numerosas bajas, Néstor y David completaron otra prueba más de este provincial de Las Palmas de Rallies. “Lo positivo es que pudimos terminar y que gracias a nuestra constancia lo hicimos en séptima posición”, añadió.

Compartir